Conceptos claves sobre Overclocking

Conceptos claves sobre el overcloking: Temperatura, suministro energético y frecuencia.

Como mencionamos en el artículo anterior, el overcloking se centra fundamentalmente en la aceleración del reloj interno de las piezas de hardware de nuestro computador para mejorar su funcionamiento y sacarle más provecho a estas. Ahora nos embarcaremos a explicar la pregunta obvia que nace de esto

cpu-abierta

¿cómo es posible obtener un rendimiento superior?

De partida debemos aclarar que existen varios motivos por lo que las piezas son comercializadas con rendimientos más bajos de los que en realidad pueden alcanzar, como estrategias de mercado, control de temperatura y margen de frecuencia para evitar acercarse al límite. Como dijimos antes, el exigir mucho el reloj del hardware puede llevar a ocasionar problemas en las piezas, por lo que las compañías productoras se aseguran que eso no pase haciendo funcionar sus productos bajo el nivel optimo. Sobre las estrategias de mercado lo veremos más adelante, hoy nos centraremos en revisar los conceptos claves que inciden en el overcloking, los cuales serán temperatura, suministro energético y frecuencia. Es importante destacar que estos tres conceptos están relacionados íntegramente entre sí, y que la correcta manipulación de cada uno de estos influye en el correcto funcionamiento de los otros.

Enemigos del Overclocking

El overcloking tiene numerosos enemigos que suelen argumentar que es peligroso para el PC, que puede producir inestabilidad del sistema, perdida de información e incluso el desgaste de las piezas de hardware en cuestión. Sin embargo, si el proceso se hace con cuidado y teniendo en cuenta todos los factores, puede provocar una enorme mejora en el funcionamiento general del ordenador bajo un riesgo realmente bajo.

ventiladores_CC_ND_BY_AndreVautour_41400940@N04

Reduciendo el riesgo

Uno de los elementos fundamentales para reducir el riesgo de error es precisamente el correcto control de la temperatura. Las piezas al hacer más operaciones por segundo consumen más energía y por lo tanto generan más calor. Como es sabido, cualquier aparato electrónico debe evitar sobre calentarse, puesto que puede producir problemas graves en el aspecto físico de las piezas, fundición de metales, quema de partes, cortocircuitos y en el peor de los casos hasta un incendio. Para evitar este problema, se debe mantener correctamente refrigerada la pieza, por medio de ventiladores, mantener abierta la CPU, la instalación de bolsas de agua helada (por supuesto especialmente desarrolladas para ello, no cualquier bolsa de agua) e incluso paquetes de nitrógeno liquido (esta es un poco menos común) que ayuden a mantener la temperatura baja.

Junto a esto, el correcto control del consumo de energía es fundamental. El overclokeo usualmente va de la mano con un aumento del voltaje, por lo tanto se recomienda revisar la fuente de alimentación y por lo general remplazarla por una más potente que sea capaz de generar toda la electricidad necesaria. Si nuestra fuente de alimentación es más pequeña se puede quemar, colapsar e incluso generar inestabilidad en el sistema ya que este no contará con la energía necesaria para desarrollar sus tareas.

La Frecuencia

Como nos hemos dado cuenta, tanto la temperatura como el consumo energético del equipo dependen mucho de la frecuencia, así como esta necesita que el equipo este frío y bien alimentado para ejecutarse. Con frecuencia nos referimos específicamente a la velocidad de trabajo del procesador, la que mide cuán rápido puede procesar éste las instrucciones. La frecuencia se mide en hertzios (Hz), 1 Hz es 1 ciclo de “proceso” por segundo, sin embargo hoy en día se emplean múltiplos más elevados del hertzio, como los megahertzios (MHz) y gigahertzios (GHz) debido a las enormes frecuencias de trabajo que tienen los procesadores modernos.

La frecuencia es obtenida a través del producto de dos factores, la frecuencia del bus frontal (FSB) y un valor multiplicador.

FSB y el Multiplicador

El FSB es un conjunto de cables que conectan los distintos dispositivos con el procesador y son la carretera a través de la cual viaja la información. El multiplicador por su parte es un valor arbitrario que otorga el fabricante. De esto podemos obtener dos conclusiones sencillas:

  1. En primer lugar, que para que el overclokeo signifique una notoria mejora en el rendimiento del sistema, no basta con tener una pieza mejorada y el resto a bajo nivel, por ejemplo, si el procesador es lento, no tiene sentido tener una tarjeta de video potente, ya que el primero no podrá procesar la información mandada por la segunda.
  2. En segundo lugar, que la mejora de la frecuencia de una pieza puede pasar por la manipulación tanto del FSB como del valor multiplicador. Como toda multiplicación, basta con que se altera uno de los factores para alterar el producto.

En las próximas entregas veremos más en profundidad las técnicas más comunes de overcloking (que son referentes a estos dos factores) y las precauciones más importantes a tomar al momento de manipular las piezas.

Publicado el 12 de abril, 2013, su autor es:
redactor. en colaboración con Foro informatica,
todos los derechos reservados.
Categoría: Hardware.
Etiquetas: , , , ,